El bukowski argentino

Las misivas en un papel y la cruda percepción en la mente. Sin misericordia por nada, al punto tal del nihilismo, empezó a firmar algunos de sus artículos como Bukowski, Trotsky y otros personajes que se inventaba en el momento. En medio de una vida promiscua delinquió desde muy joven – a los 14 años se fue de su casa paterna – pero a su vez fue creador de revistas del calibre de Cerdos y peces. Continuó como presentador o monologuista de bandas de rock nacional, tales como Los Redonditos de Ricota, Bersuit Vergarabat o Los piojos, entre otras. En medio de toda esa vida voraz probó todas las drogas, discutió con el Indio Solari, a quién también hizo participar de su revista con algunos artículos y fue periodista estrella en Chile.

Enrique Symns, el señor de los venenos – haciendo referencia al libro que escribió y que lleva este mismo titulo – vive su vida de bar en bar, manteniendo la misma linea desde que se inicio en el whisky – 14 años en un bar de la estación de Lanus – y a los 60 y tantos, se sigue posicionando como uno de los referentes de la contracultura en Argentina. Entre la literatura y el rock, su personaje nunca debió combatirse para saber como reaccionar ante cada situación. Sumergido en las consecuencias propias de un hombre que no traiciona sus formas por los vejámenes de la industria, pasó de tenerlo todo a una vida de holgazán, que un poco vive en la calle y otro poco en recintos de malos augurios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s