Simplemente Fútbol

Cuando pienso en mi llegada a la banda Fútbol recuerdo el primer tema con el que se inicia el disco La Gallina. De inmediato me llamó la atención. Le pregunté a un amigo, que los había escuchado primero, si no tenían bajo y me contestó: “es un trío de violín, guitarra y batería”. ¡Guau!, fue mi expresión. En el rock hasta el momento no había escuchado un formato igual. Busqué como loco más material de este grupo y como You Tube todo lo puede aparecieron unos videos de ellos tocando en vivo: Taciturno en vivo en Niceto, decía. Le di click y un violín desenfrenado, haciendo trizas cualquier pensamiento ortodoxo sobre ese instrumento, empezaba el tema. Después se metía una guitarra rudimentaría tocada a toda velocidad. Todo fue una revelación. Canciones que sabían ser únicas.

Así se inició la historia con este trío.

Seguí buscando cosas. Quería saber más y Google lo resolvió bastante bien. Aparecieron fotos donde estaban tocando como invitados de Pez. Ya era el combo perfecto, pensé y traté de buscar alguna fecha donde se juntaran las dos bandas. Era algo así como encontrarse de muy jovencito con el libro Nueve cuentos de Bustos Domecq de Borges y Bioy Casares. Dos escritores que juntos eran infalibles en sus historias. Con Fútbol y Pez pasa lo mismo: los cancioneros no fallan. Pasó entonces que Pez los invitó a ser parte de sus antologías en alguno de esos espectaculos que supieron llamar Festipez y logré ver a los dos bandas en un mismo día y espacio.

 

Antesala del infierno

Hoy Fútbol acaba de sacar su quinto disco de estudio que lleva por nombre Favio. Sí, enseguida uno piensa en el hombre que solía usar un pañuelo en su cábeza o en el film Juan Moreira o en la versión que hizo de El tema de pototo de Almendra. Sí, es una posiblidad. Lo que se sabe concretamente de este disco es que son nueve canciones que llevan impregnadas el estilo de Fútbol ni más ni menos. Y que el track 2 Hombre Topo es un tema que parece relatar la vida de una mujer que vivía en los subtes y que el track 9 Sangre y vino (corte de difusión) es un perfecto resumen de lo que debe tener una melodía para meter un estribillo como ese que dice: “no soy más, no soy más”.

 

videoflyer_hd-original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s