Un debate entre las drogas pesadas y el periodismo

HellsAngels
El hombre del que vamos a hablar hoy, se perforo la cabeza de un balazo y acabó con una brillantez siempre necesaria. Esta persona, nunca políticamente correcta es: Hunter Thompson.
Nació el 18 de Julio de 1937 en Louisville, Kentucky (Estados Unidos). Creció en el barrio de las zonas altas de la ciudad  y realizó la secundaria en un colegio masculino de Louisville. Sus padres se casaron en 1935, pero la muerte de su padre lo dejó al cuidado de su madre, que tenía problemas con el alcohol. De los 15 a los 18 años, creció repartidamente entre las rejas y la calle. Se dedicaba a robos pequeños (por ejemplo licores) para conseguir dinero.
Dibujo
Más tarde, se alisto en la Fuerza Aérea de Estados Unidos y luego trabajó en el departamento de información de la base en Eglin, Florida. Escribió, también, para varios diarios locales, pero siempre trascendiendo  las reglas de la fuerza Aérea. Trabajó, como copista para la revista “Time” y aprovechó para copiar libros de la talla de, por ejemplo: El gran Gatsby de F. Scott Fitzgerald y Adiós a las armas de Ernst Hemingway. Cuando hacía esto, decía que era para aprender los estilos de los autores. Estuvo un tiempo en esto, hasta que fue despedido de la revista, por, nuevamente, infringir las reglas. Fue jefe redactor de la sección política de la revista Rolling Stone (donde fueron famosas sus coberturas durante la guerra de Vietnam y la campaña política de Nixon del  ‘72).
Thompson se destacaba por una literatura salvaje, desbordada e intoxicada. Fue un gran cronista de su época, que supo instaurar un nuevo término, por su forma distinta de contar en el mundo de la grafica y los grabadores. Acuñó – en las páginas de miedo y asco en las vegas – el ya conocido y no tanto: Periodismo “Gonzo”. Esta categorización, si se quiere, nace por el estilo que desarrolló para informar y escribir. Era un periodismo de investigación, desde la ficción, sin ningún tipo de escritorio de por medio. Su lógica para contar era, el estar ahí. Se involucraba, de tal manera con lo que iba a contar, que en el libro: The Hell’s Angels (Los ángeles del Infierno; es la historia de una banda de motociclistas, que sembraban terror por todos sus alrededores) Pasó un año con estos forajidos, hasta que empezó a desestabilizarse la relación, cuando estos comenzaron a sospechar que estaba haciendo plata con ellos. Entonces, primero, le exigieron parte de las ganancias y luego le dieron una gran golpiza. A pesar de todos sus inconvenientes, revelaba que había estado presente en una fiesta de los Hell’s Angels, en donde pudo observar bien de cerca que el termino, que estos utilizaban para definir las juntadas no era “Hippie” sino “Acid – Head” (Adictos al LSD). Cuenta Tom Wolfe en una nota homenaje que escribió a la semana del suicidio, que luego de esta alianza que registro, Thompson, entre hippies y motociclistas, los Rolling Stones terminaron contratando a esta banda de robustos como sus guardias de seguridad. Cuenta, también, que para su libro “The electric kool – aid acid test”, utilizo la escena de la fiesta que Thompson describe en ese libro, pero primero, dice, que lo llamo para que le brinde sus recuerdos sobre esto que había vivido y sin más, recibió junto con las anécdotas, las grabaciones que había podido registrar, de su estadía con “Los Ángeles del Infierno”.

Horrores delirantes siempre descriptos por una sencillez única, casi emparentándose con un Williams Burroughs o un Bukowski. Hunter, fue un  periodista plenamente sumergido en las realidades más difíciles de contar, aportando corrosividad a cada hecho. Siempre con las notas realizadas a último momento, casi que entregaba los borradores.
Se dice también que, una vez  lo enviaron desde una revista, a cubrir una importante carrera de caballos y como demoro bastante en armar esta nota, debido a que sus distracciones por vivir eran constantes. Cuando el editor paso a recoger esta cobertura, por miedo a no cobrar, le entrego su blog de notas, el cual salió publicado, sin ningún tipo de corrección. Aquello resulto maravilloso.
Este personaje, alter ego, en todas sus novelas, desarrollo su vida de la misma manera que en su literatura. Fiel y consecuente, se consagro como un referente contracultural de la cultura norteamericana de los años 60 y 70. Personalidad, compuesta por adjetivos tales, como: loco, marginal, drogadicto, acido, violento e irónico, el 21 de Febrero del año 2005, termino con su vida, disparándose un tiro en la cabeza.
Periodismo gonzo: la voz de los marginados
gonzo1
Podemos preguntarnos ¿a que le dan vida los medios en general? y podemos respondernos que el material y los objetos que viven en cierta prensa tienen fuertes rasgos de noticia vendible o buenas intenciones y por eso merece ser contado. Ha resistido todo esto gracias a que el periodismo amarillo le venía pasando de largo a ciertas historias o maneras de contar. El centro rige, hasta el momento, en hechos de gente que quizás se le puede enmarcar un rol en la sociedad o en los mismos medios, es decir: es una mercancía, es redituable. El punto de ruptura a todo esto lo hizo esta denominación de periodismo gonzo, a cierta forma de contar y a los actores o personajes que se buscaban para hacer una noticia. En este mundo pueden converger las prostitutas, las personas que viven en la calle, un narcotraficante, un drogadicto, un artista under y lugares donde jamas se podría llegar a pensar desde la prensa sensacionalista.
El periodista gonzo es una persona que va a sumirse en los hechos que esta contando, impregnado todo su subjetividad a la hora de escribir y de contar. Es una primera persona que no esta ficcionalizada sino más bien es alguien que acudió al lugar de los hechos y se dejó inmiscuir en las situaciones o hasta fue el actor principal de la historia que luego va a narrar. Dice Thompson en sus diez consejos para ser un periodista de este tipo: “Ser periodista es un buen trabajo, te permite beber con periodistas y no hay que levantarse por la mañana” o  “Si no hay ninguna historia y quieres ir en la puta portada ¡será mejor que te las apañes para conseguir esa historia! Ya sabes: “no hubo disturbios hasta que provocamos uno”.
Nuevo Periodismo
Esta forma de ejercer el oficio lo llevó un poco más a fondo y por eso pudo trascender el periodismo gonzo. Esta nueva forma de hacer el periodismo permitió que los redactores puedan tomar estrategias narrativas provenientes de la literatura y así enriquecer o darle otra voz a lo que se estaba contando. Quizás una escritura más aprisa, donde se incluían voces o digresiones, típicas de un genero como la novela. Acá se empieza a tomar la crónica como el factor preponderante y más útil para narrar o contar un hecho.
Una noticia policial ya era más parecida a un cuento de Poe, que podía contener un escenario y las descripciones típicas de la novela negra.
A continuación un fragmento, que oficiara de ejemplo de la mezcla de la literatura y el (nuevo) periodismo, de A sangre fría de Truman Capote:
    “Los investigadores se enfrentan con la búsqueda de un asesino o asesinos cuya astucia es evidente, si bien el o los motivos no lo son. Puesto que este asesino o asesinos cortaron cuidadosamente los cables de los dos teléfonos de la casa, ataron y amordazaron a sus víctimas con gran habilidad, sin huellas de lucha con ninguna de ellas, no dejaron nada olvidado en la casa, ni elemento alguno que indique que anduvieran buscando algo, excepto el detalle del billetero, asesinaron a cuatro personas disparando sobre ellas en distintas habitaciones y recuperaron tranquilamente los cartuchos usados, llegaron y se supone que abandonaron la casa con el arma criminal, sin ser vistos, actuaron sin motivo, a no ser que se considere como tal un fracasado intento de robo, como los investigadores se inclinan a pensar.”
Obras:
El escritor Gonzo
El diario del ron
La gran caza del tiburón
Miedo y asco en Las Vegas
Los Ángeles del Infierno
Anuncios

Tabare Cardozo cierra la gira de su obra “El zoologico en la cabeza”

El compositor y músico uruguayo se presenta con su cuarto disco el 17 de octubre en Rosario, el 18 en Santa Fe y cierra sus actuaciones el domingo 20 en el teatro Coliseo de la ciudad de Buenos Aires.

Dibujo

Dibujo 2

Cardozo ha sido director y letrista de la murga Agarrate Catalina, y ya lleva más de 10 años al frente de una carrera solista.

El zoológico de mi cabeza, publicado en 2010, se ofrece una síntesis de búsquedas musicales que “mezcla las vertientes de la murga y el rock de donde provengo, pero no se limita solamente”.

La fuerza del coro y la percusión murguera fusionadas con un poderosa banda de rock, dan como resultante una sólida y singular propuesta.

En dialogo con Télam, Cardozo adelanto que en 2014 saldrá un nuevo trabajo, “en los discos anteriores es una banda murguera acompañada por una banda de rock; y este último es una banda de rock con un coro de murga”.

Para cerrar una breve descripción de Tabare Cardozo a traves de una serie de declaraciones que dio a raiz de su faceta como solista y la busqueda de cruzar lo murguero y el rock.

 

 

Literatura y rock: Javier Martinez y Indio Solari

indio_solari1

Sin ánimos de bordear el ensayo o el análisis riguroso, aquí solo se posaran algunas aproximaciones de lo que considero son el puntapié inicial de letras trabajadas sobre los planos del existencialismo y la prosa más contundente y descriptora de esos momentos, de un genero que luego mutó a un estilo con nombre y apellido: rock nacional.

La literatura enmarcada en palabras, historias y mentiras, también se encuentra con distintas áreas del arte, como por ejemplo: la música. En este caso el rock. Su sintonia tuvo principios de delinear aires de esperanzas en años como los 70 u 80. En la Argentina tuvimos un recinto que juntó a poetas y roqueros que hicieron posible que las letras de nuestro rock no sufrieran una agonía como se esta viviendo en la actualidad, con precoces estrellados que aman la fama y el instante. Este lugar al que me refiero, que en la actualidad esta vivito y coleando, lleva por nombre La Perla y esta ubicado en el barrio porteño de Once.

Para ajustarnos un poco más ante el tema que tenemos por delante, quisiera destacar el legado poético que nos ha dejado Javier Martinez – creador del grupo Manal y baterista y cantante del mismo – con letras puramente encajadas en imágenes y metáforas netamente de la belleza. Al punto de convertirse en prosa dejó versos para la historia, que luego tomarían músicos del calibre de Luis Alberto Spinetta cuando realizo su recital de “Las bandas eternas” en el estadio de Velez Sarsfield y cantó Necesito un amor.

Para mi que estoy tan sólo
necesito un amor,
para aquel que está olvidado
necesita un amor
y si ella está llorando
necesito un amor.
Todos muy solos están
se miran sin comprender,
de noche van a pasear
necesitan amar.
Nada más que un amor,
la vida por la calle se va
necesito un amor,
por el puerto mirando barcos
necesito un amor.
Es inmensa la ciudad
solitario en la multitud
como soy un hombre más
necesito un amor.
La vida por la calle se va
necesito un amor,
cada minuto es un minuto menos,
necesito un amor.

Al final de los 70 y principios de los 80, conocimos a otra de las plumas estandartes del rock nacional y acá, como si fuera poco, me estoy refiriendo a Carlos “indio” Solari. A niveles barrocos y destellos de simbolismo nos trajo las letras más puras y contestatarias a la escena. Lector constante; en una de las tantas entrevistas que le realizaron contó que uno de los primeros autores en llegar a sus manos fue Jean Paul Sartre.

Fuegos de Oktubre y en un te prefiero igual internacional, sentenció su locuacidad soviética del momento. Tratando a la guerra del golfo como una moda y convocando a la reflexión constante, dejó en claro por medio de certeras frases que no todos sus discos fueron un diario a la cocaína.

 Mucha tropa riendo en las calles 
con sus muecas rotas cromadas 
y por las carreteras valladas 
escuchás caer tus lágrimas 

Nuestro amo juega al esclavo 
de esta tierra que es una herida 
que se abre todos los días 
a pura muerte, a todo gramo. 
-Violencia es mentir- 

Formidables guerreros en jeeps 
los titanes del orden viril 
¿Qué botines esperan ganar? 
si nunca un perro mira al cielo. 

Si hace falta hundir la nariz en el plato 
lo vamos a hacer, por los tipos que huelen a tigre 
tan soberbios y despiadados 
-Violencia es mentir-.

El bukowski argentino

Las misivas en un papel y la cruda percepción en la mente. Sin misericordia por nada, al punto tal del nihilismo, empezó a firmar algunos de sus artículos como Bukowski, Trotsky y otros personajes que se inventaba en el momento. En medio de una vida promiscua delinquió desde muy joven – a los 14 años se fue de su casa paterna – pero a su vez fue creador de revistas del calibre de Cerdos y peces. Continuó como presentador o monologuista de bandas de rock nacional, tales como Los Redonditos de Ricota, Bersuit Vergarabat o Los piojos, entre otras. En medio de toda esa vida voraz probó todas las drogas, discutió con el Indio Solari, a quién también hizo participar de su revista con algunos artículos y fue periodista estrella en Chile.

Enrique Symns, el señor de los venenos – haciendo referencia al libro que escribió y que lleva este mismo titulo – vive su vida de bar en bar, manteniendo la misma linea desde que se inicio en el whisky – 14 años en un bar de la estación de Lanus – y a los 60 y tantos, se sigue posicionando como uno de los referentes de la contracultura en Argentina. Entre la literatura y el rock, su personaje nunca debió combatirse para saber como reaccionar ante cada situación. Sumergido en las consecuencias propias de un hombre que no traiciona sus formas por los vejámenes de la industria, pasó de tenerlo todo a una vida de holgazán, que un poco vive en la calle y otro poco en recintos de malos augurios.

Escritura a Garrotazos

Lai

“Las tetas son la parte más misteriosa y japonesa de las mujeres” , dice uno de los personajes de la novela Si soy mala poeta, pero…que escribe Alberto Laiseca. Este autor de la novela más larga de la historia que se titula Los soria y esta compuesta por más de 1300 paginas, cuenta en varias de las entrevistas que le han hecho que para poder escribir bien tuvo que dejar de hacer lo que quería su padre – con quien no tenia buena relación y lo definía como la Unión Sovietica de Stalin – y marcharse de su pueblo. Fue así que dejo la carrera de ingeniería y antes de llegar a Buenos Aires, trabajó como peón rural en varias provincias del país. En Buenos Aires trabajó en la empresa de telecomunicaciones Entel y como corrector de galeradas del diario La Razón, entre otros. Actualmente aparece con una columna donde da consejos de amor en el programa Cupido en el canal Tbs, que se transmite por cable.

Amigo de Rodolfo Fogwill, Cesar Aira y Ricardo Piglia, quien fue el que escribió el prologo de Los soria, fueron los primeros que leyeron la novela y a través de sus comentarios se fue desarrollando un boca a boca de una obra que solo habían leído ellos y todavía no estaba editada. Laiseca define su escritura como “realismo delirante” entendiendo esto como una nueva forma de pensar la narración o la búsqueda de su obra: “El delirio sirve para agrandar algunas cosas de la realidad y achicar otras.” No propone ninguna teoría para este arte, sino que da tres consejos concretos: escribir más, leer más y vivir más.

Él mismo se define como escritor y actor; actúa en las películas que se hicieron con trabajos de su autoria: El artista y Querida voy a comprar cigarrillos y vuelvo. En la televisión realizó un programa en canal I – Sat donde se lo podía ver con una silla desvencijada, unos bigotes de grosor considerable y el ida y vuelta de su mano para dar pitadas a sus constantes cigarrillos, relatando cuentos de grandes clásicos de la literatura: Edgar Allan Poe o Horario Quiroga, entre otros.

Es autor, ademas, de los libros de cuentos Matando enanos a garrotazos y En sueños he llorado y las novelas Su turno para morir; Aventuras de un novelista atona; La hija de Kheops; la mujer en la muralla; El jardin de las maquinas parlantes; Los Sorias; El gusano maximo de la vida misma; Beber en rojo y Las aventuras del profesor Eusebio Filigranatti.

Estado critico

steve-jobs-holding-iphone

Hemos podido leer en distintas criticas que la biopic de Steve Jobs no resultó favorable, ni muy bienvenida . En la mayoría de las que pude leer se dejó en claro que el objetivo del film no fue alcanzado, ni tampoco la actuación de quien hacia de Jobs – Ashton Kutcher – En la critica del diario La Nación Jobs desmerecido de Javier Porta Fouz, se la describió como una acumulación de hechos, tratados rápidamente sin ningún objetivo claro. El diario Pagina 12 en su critica Mezcla de genio y de Mesías insoportable de Horacio Bernades, tuvo una mirada más tajante aún. Mencionó a un publico que aplaudía y admiraba escenas tales como la presentación de sus artefactos tecnológicos, como si fuesen la cura mundial al cáncer. Ademas puso en la superficie los pasajes oscuros de la vida Jobs, refiriéndose a sus problemas con el alcohol, o cuando una vez que había logrado sus objetivos para seguir creciendo era capaz de pisarle la cabeza a sus mejores amigos – que eran quienes habían empezado Apple con él en un garaje – o cuando golpeaba a su mujer estando embarazada y así dejar en claro la clase de hijo de puta que era.